dna hacking, time bomb

La propia industria ha reconocido que lo poderoso de esta tecnología es que se va a implantar sin esfuerzo y cuando la gente se dé cuenta ya no va haber nada que hacer. Las secuencias genéticas patentadas se acaban acumulando en los cultivos originales. Y entonces, las empresas podrían hasta demandar a esos agricultores por utilizar una variedad sobre la que tienen una patente de exclusividad. Aunque sea el maíz nativo que esté contaminado.

Mundo Nuevo Magazine

Av. Nueva Providencia 1945, Of.210
Providencia. Santiago, Chile.
Fono: (56) (2) 2363-9693
http://www.mundonuevo.cl

Advertisements
dna hacking, time bomb