Viviremos “eternamente” (existencias virtuales)

source:

http://www.nytimes.com/2013/01/27/magazine/ray-kurzweil-says-were-going-to-live-forever.html?smid=tw-share&_r=0
spanish translation:

http://maikelnai.elcomercio.es/2013/01/30/ray-kurzweil-afirma-que-viviremos-eternamente/

Nota del traductor: El siguiente post es simplemente una traducción de la entrevista (condensada) que Andrew Goldman le hizo al famoso futurista Ray Kurzweil, y que se publicó el pasado 25 de enero en el New York Times. (Para más información consúltese el texto original en inglés).

———————————–

Como futurista, es usted famoso por hacer predicciones sobre el momento en que ocurrirán las innovaciones tecnológicas. ¿Se atreve a predecir el año de su muerte?

Mi plan es quedarme por aquí. Desde hace 15 años aproximadamente, hemos llegado a un punto en el que por cada año de vida transcurrido, añadimos más de un año a nuestra esperanza de vida.

Para dejarlo claro, usted está prediciendo su imortalidad.

El problema es que en el futuro no podré llamarle para decirle: “Bien, lo conseguí, he vivido para siempre”, porque uno nunca alcanza el “para siempre”.

Usted ha descrito a nanobots microscópicos en el futuro que serán capaces de tomar la foma de cualquier cosa, capaces incluso de formar patrones que imiten a formas de vida familiares. Entonces ¿Podremos ver a su alrededor a millones de nanobots que tengan el aspecto de Ray Kurzweil?

Esta idea de crear un cuerpo virtual completo con nanobots, está más cerca de ser posible hacia la década de los 2050. Pero en la década de los 2030 seremos capaces de introducir millones de nanobots en nuestro cuerpo para aumentar las capacidades de nuestro sistema inmune y, básicamente, acabar con todas las enfermedades. Un científico ya ha sido capaz de curar la diabetes Tipo I en ratones con un dispositivo del tamaño de un glóbulo sanguíneo.

Tengo curiosidad en saber lo que le sucederá al matrimonio si nos hacemos inmortales. Creo que un montón de gente mirará al otro lado de la mesa, verá a su esposa, y pensará que 50 años es tiempo más que suficiente para compartirlo con cualquier persona.

El concepto de matrimonio ha cambiado. La mitad de los matrimonios se deshacen pasada una década o dos, ahora mismo la gente ya disfruta de segundas nupcias.

Pero ¿qué hay de usted y de su esposa? ¿Se han emparejado eternamente?

Llevamos casados 37 años. Me comprometí con mi mujer y no tengo intención de cambiar eso. Pero en realidad no me gusta hablar del muy largo plazo. Me centro en los retos de la semana y del año, tal vez en los de la década.

Sus críticos se complacen en afirmar que en lugar de preveer mucho de lo que va a pasar (como predecir en 1983 que una computadora dominaría a los humanos al ajedrez a finales de los 90) usted ha realizado predicciones erróneas, como escribir en 1999 que en los Estados Unidos habría un crecimiento económico continuo y un mercado de valores en franco aumento hasta el 2019.

Pero ha habido un crecimiento económico continuo, cada año excepto uno durante la última década.

Su padre, director de orquesta, murió cuando usted tenía 22 años y usted insiste en que empleando su ADN, así como la música y escritos que dejó, podría reanimarle. ¿Veremos próximamente a su padre en un concesionario comprándose un nuevo Cadillac?

Para el año 2029, los ordenadores tendrán inteligencia emocial y serán tan convincentes como las personas. Esto implica que serán personas con voluntad, igual que usted y yo, y no simples juegos que enciendes o apagas. ¿Mi padre será eso? Usted podrá argumentar que se tratará de una simulación, pero sobre este asunto no convendrá jugar. Nadie querrá traer de vuelta a alguien que pudiera deprimirse porque el mundo es muy diferente a como lo esperaba, y porque las personas a las que conocía ya no están presentes.

Usted predice que para el 2045, las computadoras serán 1000 millones de veces más potentes que todos los cerebros humanos del mundo juntos. Pero si estas máquinas son tan inteligentes ¿no conseguirán de algún modo llegar a dominarnos?

No se trata de ellas contra nosotros. Nosotros hemos creado esas herramientas para superar nuestras limitaciones, y ya nos hemos integrado con ellas. La inteligencia artificial a día de hoy no se encuentra solo en tres o cuatro oscuras agencias federales de inteligencia; está equipando a miles de millones de dispositivos móviles por todo el mundo.

Usted ha dicho que si un día se levante con una enfermedad terminal, se vería obligado a encontrar una cura. ¿Lo decía en serio?

Lo intentaría de un modo absoluto. Ahora mismo me encuentro trabajando en un proyecto sobre el cáncer con algunos científicos del MIT, y si yo desarrollase cáncer, ya tengo algunas ideas sobre lo que haría,

Me imagino a un montón de gente oyendo lo que usted ha dicho y pensando, “Ray, si crees que eres capaz de curarte a ti mismo, ¿por qué no das un paso al frente y comienzas a curar a otras personas?”

Bien, quiero decir que tengo que elegir mis prioridades. Nadie puede hacerlo todo. Decidir a qué cosas le dedicamos tiempo es probablemente la elección más importante que tomamos. No se si se ha enterado, pero me voy a unir a Google como director de ingeniería.

Advertisements
Viviremos “eternamente” (existencias virtuales)